Psicoanálisis sin diván

 

Alejandro del Carril
 
mail.gif
autores@psyche-navegante.com

 


Enzo: van interlineado algunos comentarios [entre corchetes].

No hay duda, donde mejor funciona el psicoanalisis es en el divan. [Seguramente donde funciona más intensamente el psicoanálisis es en el consultorio. Pero no es el único lugar. Al menos así lo entendieron Freud, Lacan, Winnicott y otros. Sino se limitaría a ser una psicoterapia más. El trabajo de los autores aludidos intenta sostener un psicoanálisis que sea un tratamiento del malestar en la cultura. Y ese es el psicoanálisis que a mí me interesa. Por eso, por tomar un ejemplo, Lacan no confundía el sujeto representado por un significante para otro significante, con el individuo.]
autores@psyche-navegante.com
Enzo, Desde Un Lugar Diferente A La Clinica
Alejandro, diferencias en tres cuestiones:


1) Marcola y el capitalismo:
“En este sentido podemos entender que lo que Camacho dice con inteligencia es que las villas miserias y las bandas de narcos son el retorno del goce rechazado por las democracias capitalistas......... E irónicamente este goce retorna con un significante capitalista (multinacional de la droga).”
Me remito a Alberto Fernández: “en la vida cotidiana se confunden goce y consumo –fusión que permite recuperar algo de goce por la vía del objeto de consumo–, el mandato insensato de gozar se tramita por la orden de consumir. Sabemos que la pregunta por el deseo no es esencialmente ¿qué quiero?, sino ¿qué me quiere el Otro? [esta es la pregunta por el deseo…del Otro, que se hace el neurótico y sobre todo que intenta responder con su ser, creyendo que podría hacerlo. El deseo del sujeto me parece que empieza a jugarse en el punto en que esta pregunta deja de ser tan acuciante y el sujeto advierte su imposibilidad, no impotencia, para responderla. Es ahí donde podrá, tal vez, formularse alguna pregunta por el deseo y ensayar algunas respuestas de su propia cosecha.] En contraste con el enigma del encuentro amoroso en el que el otro quiere en mí algo más que yo mismo, el mercado –más allá del velo publicitario– quiere de mí que consuma.”[Por lo que decía anteriormente es que no me animaría a decir que el mercado quiere algo. En todo caso, muchos se consumen para darle consistencia al mercado, hacerlo gozar].
Si esto puede ser asi, lejos de mostrar que el discurso capitalista se acerca a su consunción, Marcola es solo una muestra mas que la promesa de que si leemos 3000 libros y al Dante (recordar la importancia que lacan le da al cambio en el lugar del saber para el pasaje del amo antiguo al capitalista [efectivamente el intelectual puede ser un esclavo]) y practicamos la organización que ese conocimiento [Lacan, ya que lo citas, plantea desde temprano que el conocimiento está fundado en el rechazo del deseo] nos da, siendo eficiente, el éxito en la compentencia [¿com-pene?] puede llegar hasta para Marcola y que el no muestra mas que obediencia a ese Otro cuya reglas [a Marcola le interesa hacer correr sangre y que le tengan miedo, eso lo hace com-pene-tente] sigue ejemplarmente
Por eso creo Alejandro que confundis “capitalismo” con “sistema legal” ya que esta claro que mientras sigue al pie de la letra al primero el unico problema que tiene marcola es con el segundo (problema en comun con los laboratorios y algunas otras corporaciones, hoy dia) [insisto con que pensar que hay Otro con reglas claras es producto de una posición sacrificial que rechaza las fallas existentes en cualquier discurso, lo real]. Asi que por el contrario lejos de ser el retorno del goce rechazado es solo una muestra mas que el capitalismo es una muy buena forma de gestionar el goce [es una forma entre otras que hoy predomina, muy buena para algunos pocos. Es cierto que lo “bueno” siempre fue para algunos pocos. Eso no quita que como todo sistema, se base en el rechazo de los goces singulares y que estos no dejen de retornar sintomáticamente]. que el significante sea multinacional no es ironia es consecuencia logica [es una lógica irónica].


2) La lectura politica.
“Aquello que los ideales de democracia, como gobierno del pueblo y para el pueblo, libertad, como búsqueda del propio bien, derechos humanos y solidaridad, con la creencia implícita de que en el fondo somos buenos, tapan para que no sepamos nada de eso.”
Es notable que los derechos humanos universales hayan nacido como consecuencia de las aplicaciones hitlerianas de la realpolitik. Pero mas notable aun es que cincuenta años despues los intelectuales y las ONG sigan paveando con los primeros mientras los que gestionan la cuestion sigan aplicando la segunda con inalterable cinismo recurriendo a la primera solo como una sostenida burla. La unica diferencia entre un receptor de solidaridad y los hombres bombas de Marcola es que estos se resisten a ocupar el lugar de la victima (Para una analisis lacaniano de esta cuestion mas politico que de divan [pensar que el diván, como vos decís, no tiene nada que ver con la política, me parece una versión muy limitada del psicoanálisis. Hay al menos un psicoanálisis de la política y una política del psicoanálisis] me refiero a Alan Badiou, Ensayo sobre la conciencia del mal).

3) El rol del pobre periodista.
“Asistimos a una versión individual de lo acontecido en la sociedad”
El psicoanalisis salvaje del periodista es aceptable, la transpolacion directa y sin escalas a lo social no solo transforma al psicoanalisis en vision del mundo, nos ofrece la angustia de un pobre muchacho (hay que imaginarlo ofreciendo la cola) en “escritura” a traves de la cual todo puede ser leido y eso solo tiene precendente en la exegesis medieval aplicada en las ciencias naturales. [lo que me interesa del análisis de lo que le pasa al periodista es captar algo que suele suceder cuando una persona o más se angustian. Le suponen el saber resolver lo que los angustia a algún otro y se ofrecen en posición masoquista para sostenerle la consistencia imaginaria. Así se sostienen las formaciones de masa como el hitlerismo al que aludís o los hombres-bomba capitalistas. En esa posición se sostiene la creencia en la consistencia de cualquier sistema. El psicoanálisis intenta a partir de la angustia situar las articulaciones del deseo con los goces].
Saludos

Alejandro

Este artículo fue visitado: 607 veces





Si desea responder este artículo, haga clic aquí